Páginas

domingo, 12 de agosto de 2012

Reforma o Revolución

(Colectivo Avanzar)
Un libro de Rosa Luxemburgo de gran actualidad
"La reforma y la revolución no son, por tanto, métodos diferentes de progreso histórico que puedan elegirse libremente en el mostrador  de la historia, como cuando se eligen salchichas frías o calientes, sino que son momentos distintos en el desarrollo de la sociedad de clases, que se condicionan y complementan entre sí  y al mismo tiempo se excluyen mutuamente, como los polos Norte y Sur, como la burguesía y el proletariado. "
Rosa Luxemburgo  (1871-1918)

Considerar que el capitalismo es reformable a través del parlamentarismo y demás instituciones del sistema capitalista ha demostrado ser un grave error, no solo en el terreno de la teoría sino en la práctica mundial de la lucha de clases. La burguesía no abandonará jamás pacíficamente su posición hegemónica y menos aún utilizando su propia institucionalidad. El ejemplo sangrante de Chile está fresco en el recuerdo. La dictadura brutal es el último recurso al que acuden los sectores dominantes para no perder sus privilegios.
En el seno del SPD, el partido socialdemócrata alemán, el mayor partido obrero europeo,  hacia fines del siglo 19 y principios del 20, coexistían dos tendencias: la reformista y la marxista, revolucionaria, que abogaba por la transformación socialista de la sociedad. En este sector militaba la gran revolucionaria polaca Rosa Luxemburgo, que escribió este libro para polemizar con Bernstein. Este afirmaba que por vía electoral y parlamentaria era posible ir avanzando gradualmente hacia el cambio social. Los actuales dirigentes socialdemócratas de distintos países siguen usando los escritos de Bernstein como fuente teórica, a más de 100 años de su aparición. 
Bernstein entiende  la teoría como una imagen controvertida, que no se corresponde directamente con la más estricta realidad .Y la realidad era el dominio del proletariado por la burguesía. Se intenta a través de los sindicatos y demás instituciones, alcanzar una reforma, antes que un camino último de la historia: la revolución, la dictadura del proletariado. 
Para la rama del partido que enfrentaba Luxemburgo, la decadencia capitalista era poco probable, ya que es el mejor sistema de todos. Supera una y otra vez las crisis.
Lo mismo opinan nuestros socialdemócratas vernáculos del presente. Pepe Mujica opinó hace unos meses que el capitalismo es el mejor sistema posible.
Para el marxismo se llegará finalmente al socialismo porque es una necesidad histórica. Para Bernstein, sin embargo, no es una necesidad objetiva lo anterior. Si el proletariado aumenta sus condiciones de vida, desaparecen las condiciones objetivas.
La contradicción para Rosa no pasa entre la lucha por reformas y la estrategia revolucionaria. Critica a Bernstein por haber abandonado el análisis de clase de la sociedad capitalista. Elimina la idea de la conquista del poder político por la clase obrera, con lo cual pasa al olvido el ideal de transformación de la sociedad capitalista por la socialista.
Los errores políticos del ala reformista cristalizarán en 1914, al comenzar la primera guerra mundial. Allí las direcciones de los partidos socialdemócratas se aliaron a sus burguesías, votando los créditos de guerra, adoptando una posición chovinista. Colaboraron así con esa gran carnicería de pueblos que fue esa contienda, donde murieron millones de trabajadores en las trincheras y campos de batalla. Guerra reaccionaria, guerra por mercados.
Rosa se opuso con Liebknecht y otros compañeros, por eso fué perseguida y encarcelada. Adoptó una línea internacionalista al igual que Lenin en Rusia. En la revolución alemana de 1918 será asesinada por orden de los dirigentes socialdemócratas.
Desde aquí recomendamos la lectura de esta obra, que integra el magno arsenal teórico del marxismo y que tiene una gran actualidad en la lucha contra los posibilistas y oportunistas de hoy y de mañana. 
Rosa será siempre esa enorme águila de la revolución al decir de Lenin, que siempre brillará en el cielo de la revolución mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada