Páginas

viernes, 30 de septiembre de 2011

Agrietamiento y fatiga de una orientación sindical


(Refundación Comunista del Uruguay) 
En un lugar de América del sur, en el Uruguay del 2011, de segundo gobierno frenteamplista, cuyo presidente es un ex-guerrillero (Tupamaro). El “Pepe” para un sector de uruguayos ganado por una mística nunca probada de un integrante del MLN, pero ampliamente propagandeada y difundida, se pronuncia la dependencia y connivencia con el Imperialismo (entendiéndose este como el estadio superior del capitalismo en su fase imperialista), por lo tanto es incontable e innumerable la entrega de soberanía, que se extiende a todas las ramas de actividades, cuya alcance no se detiene en el Estado y todos sus mecanismos de coerción, desde lo económico-financiero, y el propio control del aparato estatal, Banco Central, Banco República, Banco de Previsión Social, Banco Hipotecario (subordinado al Banco Mundial y al FMI), es decir al capital financiero. La enajenación  de los entes estatales, ANCAP, ANTEL, UTE, etc., transformado en ley (PPP), en un oprobioso aparateo bajo la cobertura superadora de los anteriores gobiernos de entonación nacional, para pasar abiertamente a un gobierno de “salvataje nacional”, salvataje de la tasa de ganancia, en una economía mundial en plena crisis.
En este cuadro una dirección sindical dislocada en sus apetencias, típica de un pequeño burgués o aspirante, se transforman en una suerte de promotores de los gobiernos frenteamplistas, bajo una rara ingeniería envuelven la conciliación con seudos discursos proletarios y con un posibilismo asqueante… mas no se puede, y si no hay inversión…, y mucho mas del mismo estilo. Es decir: esta dirección sindical, verdadera aristocracia obrera, nada tiene que ver con la clase. El movimiento ha sido llevado a un corral de ramas, a un camino sin salida. Que ha quedado de aquella forja formidable de unidad, solidaridad y lucha, sintetizada en la unidad en concreto de la clase obrera, ayer CNT, hoy PIT-CNT, ¿nada?. Evocación a una Pléyades de compañeros abnegados, comprometidos con la clase, heroicos por momentos, contradictorios como condición de todo hombre y mujer perfectible, cuya perfectibilidad histórica esta signado por el error y el acierto. ¿Y que más? La dignidad la entrega y un camino donde la clase obrera uruguaya puede y debe mirarse con orgullo, con orgullo proletario, y con la certeza que los instrumentos de lucha no son “fetiche” para adorar, son eso instrumentos. Cuando estos instrumentos se trasforman en domesticadores y en mecanismos de control de la lucha y las necesidades de la clase, estos ya dejan de ser útiles. La clase obrera, madura y conciente de su misión histórica que no es otra cosa que la ruptura del “yugo” de la explotación, sabrá encontrar su camino. Camino que no admite “facilismo” caprichosos y antojadizo.
Este primero de octubre, en un mes cargado de simbolismo y de heroísmo proletario se realizara un Encuentro Nacional de trabajadores, estudiantes y jubilados. Actividad esta signada por una plataforma de soluciones que se entronca con el abandonado “programa histórico” fraguado al calor de la lucha de clases, en un tiempo histórico no clausurado, siguen siendo tareas inconclusas y seguramente retomadas en este Encuentro Nacional.
Desde Refundacion Comunista saludamos esta iniciativa, que no hace otra cosa que ensamblar a todos los sectores sociales, donde naturalmente la columna vertebral es la clase obrera.
Hace 69 años un 21 de octubre Vasili Zaitsev fue destinado como francotirador en la batalla de Stalingrado, un certero e infalible francotirador y no era esta su unica condición, la paciencia fue sin dudas uno de sus rasgos mas saliente, junto a la lealtad a la causa, defender la Gran Patria Proletaria.
Ejemplo que nos enorgullece a los comunistas y en particular a Refundacion Comunista.
Paciencia y generosidad serán seguramente el rasgo distintivo de este Encuentro Nacional.
Esa es nuestra aspiración.

Montevideo 29 de setiembre                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada